domingo, 27 de mayo de 2012

Mariscos, la playa y el presente.




Un día lleno de eventos no planeados, empezando desde la mañana y terminando en la madrugada del domingo. Empezamos el sábado en la mañana camino al centro, a comer mariscos con Xavier y Maite, hablando de algunas "extrañas" experiencias que tuvimos con el alcohol, de accidentes que son para contarse con humor, y de momentos chistosos que tuvimos cuando éramos niños. Pura risa mientras comíamos, tuvimos una especie de terapia entre los tres para despejar nuestra mente y cargarnos de buena energía.

De ahí decidimos ir a playas de Tijuana, a caminar un rato por la playa y escuchar las olas del mar. Xavier se metió un rato pero no aguantó la playa tan fria, y luego se acostó un rato. Maite y yo empezamos a platicar acerca del presente, de lo importante que es.
"Es lo único que tenemos, es lo único que existe. Nada más es real, mas que tu y yo en este momento"
Hablando de aquellas personas que se fueron de nuestras vidas, de la importancia de disfrutar el presente, de hacer las cosas en lugar de esperar por milagros. Cosas así. Maite, te admiro como ser humano!

En la tarde, entro a trabajar en el café, y algunas visitas -inesperadas- vienen, y platicamos. Me hicieron el día, en especial ésta lindísima persona que hacía meses que no hablábamos bien. Gracias por construir puentes en lugar de paredes. Me motivaste a vivir tu ejemplo. Me motivaron para aumentar mi fuerza de voluntad y comenzar a hacer las cosas, y terminarlas. Terminarlas.