martes, 5 de agosto de 2014

han pasado varios meses.

Y anoche, en medio de tu profundo sueño, tuve que despertarte mientras dormías, para hacerte una simple pregunta.

Hace mucho que no escribo, mucho menos para mí. Esto de hacer cartas ha sido algo más difícil en estos días, pero por esta noche dejaré que las palabras fluyan sobre mis dedos.

Con agosto inician lo meses más nostálgicos, los meses de la segunda mitad del año. Me pongo a pensar con incredulidad, ¿Qué estaba haciendo hace un año? ¿Hace dos? ¿Hace tres? Lo recuerdo perfectamente... Los primeros días de Agosto han sido trascendentales en los últimos 3 años...

¿Cómo estás? Me pregunto cada que lo recuerdo. Lo recuerdo. Lo recuerdo. Y, es algo que estaba platicando con un muy buen amigo el otro día. Estoy bien, estoy tranquilo, estoy (a veces) feliz y (otras veces) no tan feliz. Pero trato constantemente de disfrutar y estar en el presente. Y congelarlo por unos segundos de más, para guardármelo en mis adentros como recuerdos. Como joyas. Como diamantes.

Han pasado varios meses, y muchas cosas han pasado. Cambiado. Crecido. Y también marchitado. Unas cosas por otras. Pero al final, con la esperanza que sea todo para lo mejor. Pasando tiempo con la gente que considero que vale la pena estar acompañado, y hablando de cosas simples y efímeras. Lecciones, cosas por aprender. Porque al final, eso venimos siendo todos en cierto punto: lecciones de vida.


Nunca he podido llegar a ser una persona diurna, pero cuando se trata de llegar a oler el café desde las sábanas, las perspectivas cambian. Y me gusta despertar sabiendo que estás cerca. Que puedo olerte y escuchar tus pies descalzos en el piso frío. Que ya vienes en camino, o que te ayude a decidir qué fruta comprar para comer. Se siente bien. Me siento feliz. Y eso me lo quedo yo.

Entre otras cosas, estoy disfrutando mis últimos días de vacaciones, para luego entrar a mi último semestre de la universidad. Viviendo a veces en La Gloria y otras veces en La Cacho, pero sin ninguna prisa. La cartera no siempre está llena pero eso es algo que no me preocupa del todo, curiosamente. Ya no estoy tan flaco como antes y me cuido más cuando se trata de mi alimentación. O creo que eso me quiero llegar a creer. Mi plan sigue siendo el mismo: quedarme en Tijuana hasta terminar la universidad y de ahí regresar a la Cuidad de México. Pero, quién sabe, ya la ando pensando, igual y mi destino sea en otro lugar. En otro momento, en otra cuidad.


Me gustas como para asumir las consecuencias.

jueves, 1 de mayo de 2014

Carta a Xavier

Xavier, no tienes idea de cómo te extraño, quisiera saber cómo estas, que has hecho todo este tiempo allá en el DF, si estás triste o si estás feliz, si tienes nuevos amigos, o si tienes nuevos amores. Ya no sé nada de ti! ¿Cuándo vienes? ¿Cuándo hablamos? sabes que me puedes marcar cuando quieras, tu tienes un lugar bien guardado en mi corazón.

Desde que regresé acá a Tijuana, he soñado contigo mínimo 3 veces, y me acuerdo mucho de ti cuando escucho Vestíbulo. Me trae buenos recuerdos y me hace sentir bien. Y, ni hablar de Gang gang dance y ese trip que tuvimos en tu carro hace ya unos meses. ¿Te acuerdas?

Aquí han pasado ya muchas cosas. Llevo más de un mes soltero y las cosas en mi corazón se están moviendo mucho. Mucho mucho mucho, pero podría decirse que en términos generales estoy bien. Ya sabes, trabajando para mis trabajos finales, aguantando la escuela (ya no la soporto, no tienes idea!) y visitando a alguien, sólamente a alguien en especial... luego te contaré de quien te estoy hablando, pero tiene que ver mucho con la gran, gran espiral que guarda mi pasado.

Ya estoy por terminar mi semestre, y no sabes cuantas ganas quisiera de más vacaciones. En semana santa me fui a Puerto Vallarta y a Oaxaca, fue una experiencia muy chingona, me gustaría mucho mucho tener un viaje contigo. Y hablar. Y fluir. Y tener nuevos recuerdos contigo. Neta morro, extraño tu vibra.

Cuéntame cómo estas, que ha sido de tu vida... necesito sentirte cerca, disculpa mi nostalgia!
Espero todo esté bien por allá cabrón, sabes que te amo y te deseo mucho éxito.

Un abrazo, Simón. No te olvido.

martes, 22 de abril de 2014

Carta a Cynthia II

Ay mujer, pues me encuentro de regreso a la realidad, no más vacaciones para mi, pero vaya que han sido casi dos semanas de puro placer y disfrute! playa, sol, magia y más magia. Me encantaron estas vacaciones, ando bien volado.

 [..] Wow! neta sólo me acuerdo y ay, pa' qué te cuento... sólo le pienso y salivo.

Mujer, cómo vas con la manejada? ya sabes manejar bien? no se si te conté pero una amiga de España me estuvo ayudando a aprender a nadar, estábamos en la playa de Oaxaca y ahí estuve un buen rato moviéndome. Me da mucho miedo pero a la vez me emociona! quiero nadar bien y ser bien pro.

Este fin de semana cumplí un mes soltero.
[..]

Y corazón... nunca tuve la oportunidad de conocer a Marco, y no soy nadie para juzgarlo, mucho menos porque no lo conozco y solo tengo una imagen suya que nace plenamente de tus palabras... pero yo digo que ya dejes a ese hombre atrás, diviértete un rato y déjalo ir. Y recuerda: success is the best revenge.

Te quiero y te quiero bien. no olvides cuidar ese corazón y darle tiempo a lo que necesita tiempo, que muchas veces es trabajar en uno mismo y en los proyectos que tenemos en mente.

[...] Una maravilla de experiencia!

Te mando un beso y un fuerte abrazo. Espero tu respuesta cuando tengas tiempo.

S.