domingo, 28 de octubre de 2012

Acuario.


Se va, se va, se fue.
Lugares en donde me quedo parado a mirar. Ojos ajenos que se hacen tontos pero por dentro te desnudan cuantas veces puedan. No es que no te permita entrar en mi vida, es que mis puertas están siendo empujadas por mi yo del pasado, pero a la vez está siendo jalando por mi yo del porvenir.

El gran accidente que hubo entre mis ojos cuando chocaron contra los tuyos. Se van, se van, ya no están. Tratando de limpiar el polvo de aquel hermoso fuego que incendió mis árboles. Empujando con fuerza aquellas ataduras que detienen mi brazos, mis piernas, mis venas. Es un proceso lento. Aún.
No estoy enamorado de una persona. Cambia amor por encanto, cambia persona por idea. Estaba vivo. Hoy estoy recuperando mi respiración. Hoy transformo mis ciclos en círculos, a espirales. En eso tenías razón.

Y sin darme cuenta, y sin querer hacerlo, y aunque parezca extraño, ahí voy otra vez, tan bondadoso en encantamientos, ilusiones, y promesas de aire, aquellas que están pero no están. O aquellas que no deberían estar pero aún así no se quieren ir.
En alguna esquina de mi boca, algo me dice que deje de tragarme tantas palabras. Tantas cosas que pueden estallar, tantas cosas que pueden llegar a calmar. Soy frio, soy aire, soy agua. Soy un río de cristal.

Me encuentro de nuevo en aquel escenario, me miro en el espejo. Tus palabras pueden ser doble filo, pueden ser tu propio reflejo. Me encuentro aquí, observando lo que pasó, lo que hice, lo que ocasioné,  lo que podría llegar a lograr, lo que podría llegar tanto a crear, y lo tanto, tanto que podría llegar a destruir. Todo lo que podría llegar, y todo aquello que se va, se va, se va.

No te enamores de mi.

2 comentarios:

Beloved dijo...

<3 me gustó mucho.
Un Abrazo!

Ready-to-go Ready-to-wear dijo...

Que bonito!** me encanta!
Adriana R
www.rtgrtw.com