jueves, 4 de septiembre de 2014

M I N E

Pero por supuesto que muchas cosas han cambiado. Acerca de valorarme y darme un espacio, un respeto. De cómo las espirales siguen dando vueltas y formas que uno no espera. Y, cómo muchas lunas vienen y se balancean de formas similares de a como lo hicieron años atrás.

Ahora, ¿Qué puedo hacer yo cuando vienes a mi y me dices que me extrañas?

Ya es Septiembre, de nuevo me pongo a pensar en las cosas que estaba haciendo hace uno, dos, tres años atrás, y qué es con lo que me he quedado de esas cosas. De cómo me sentía respecto a mi situación, a mis sentimientos, y a mis relaciones con la gente. Cuando estaba en el DF y de cuando estaba enamorado. Será acaso que nunca nos permitimos ser felices? Qué es eso que siempre nos está deteniendo de disfrutar el momento y no preocuparse por las cosas que vienen?

Ah, la situación en la que me encuentro ahorita, si supieras niño... Me da risa todo lo que está pasando, es curioso, pero a la vez creo que es un poco justo. Tu sabes, hablando de karma y cosas así, de cuando uno ve las dos caras de la moneda. Y no sé, es que simplemente ya no tengo que apretar tanto los dedos, y comenzar a dejar las cosas ir. De nuevo, y como siempre. A dejar las cosas ir. Que si no me preguntas cómo estoy, que si yo piense que tu nivel de interés en mi no sea el mismo que yo tengo en ti.. qué mas da, no puedo hacer un huracán en este vaso de vidrio. La vida sigue y tengo que acostumbrarme a que la neta no vale la pena gastar estar energía en cosas tontas como estas. Si alguien me valora, que bueno. Y si no, pues ni pedo, alguien más lo hará. Que me siento desbalanceado, que mis sentimientos no son mutuos, da igual... al final es todo temporal y hay que disfrutarlo mientras dure.

Estuve enfermo estos días, infección gastro intestinal. Pero ya me siento mejor, y quiero sentirme mejor en más formas. Solo espero que mientras esto dure tengamos algo de qué aprender y que nos quedemos con las cosas buenas que nos sucedieron.