lunes, 30 de julio de 2012

Mitad yo y mitad tu.


Mi último fin de semana antes de viajar acaba de terminar, y con ella muchos días de muchísima dicha. Estaba platicando con una amiga acerca de eso anoche, pasaron un chingo de cosas buenas en los últimos meses, y estas vacaciones fueron inolvidables. Aprendi muchas cosas, y conocí a gente que tienen toda mi admiración por lo grandes que son como personas.
Cerré los ciclos que tenía que cerrar, y todo ya está dicho y hecho. Con mi exposición terminada, termina también mi serie de proyectos aquí en Tijuana. Ahora si, me siento más listo para mi viaje.

Hoy imprimí mi boleto de avión, hoy arregle mi cuarto, hoy empecé a hacer mis maletas. Pienso llevarme sólo lo que necesito, sin más, por que el viaje es largo y no quiero joderme la espalda con tanta carga. Y mi hueso también.

Me siento libre. Curiosamente, me quedé sin dinero hoy. Gasté mi último pago en mis fotografías, y no me arrepiento de ello. "Ten cuidado con el dinero muchacho, porque envenena el cerebro" Me lo dijo una señora pobre en el centro, gritándome, y gritándole al piso. No me asusté, le regalé una sonrisa a cambio. No estoy seguro si me pudo ver.
Estoy agradecido, con todas las personas que me ayudaron, que creyeron en mi, y que me apoyaron en lo que pudieron. Estos días fueron increíbles.
Terminando el mes libre, agradecido, y feliz. Estoy muy emocionado por Agosto, el mes en donde vuelvo a comenzar, de nuevo. Todo es un ciclo, y si me estas leyendo con mi voz, es porque sabes que yo ya sé que es lo que viene para mi.

Pero bueno, sé que al final, lo que escribo es mitad mío y mitad de quien lo lee. Gracias por ello.