miércoles, 4 de julio de 2012

Luz de luna, pequeño volcan.




"Apesar de que definitivamente disfruto de mi soledad, no me molestaría en lo absoluto pasar un tiempo contigo. A veces, a veces"
Hoy desperté tarde, aún sentía los ojos pesados, pero había descansado lo suficiente. De hecho había soñado demasiado. No había nadie. A veces cuando estoy solo en casa, siento que ella misma me quiere hablar. Me trae paz. Me dice que camine descalzo por el piso de madera, y que habra alguna ventana para dejarla respirar. Me susurra que me detenga por un momento, que ya he estado trabajando demasiado.
Así que eso hice. Puse música tranquila, y abri las ventanas de mi cuarto. Tendi la cama, y empecé a buscar ropa de mi armario. Me bañé sin prisa, y me puse ropa comoda.
"Somos un sueño imposible que busca la noche. Para ocultarse en las sombras del mundo y de todo"
Dejé que mi pelo se secara solo, y en la cocina empecé a preparar mi comida. Después de servida, la disfruté solo, en mi comedor. Sin esperar a nadie. Luego, postre y un libro para acompañarme. El resto de la tarde estuve arreglando mi horario para el siguiente semestre, editando unos videos y haciendo unos bocetos para unas fotografías que quiero hacer. Hacía mucho que no disfrutaba de estar solo en casa. 
"Y desde que te fuiste no he tenido luz de luna" "Mi pequeño volcan, con tus erupciones y desastres, sabes que los puedo calmar"

Me queda menos de un mes en Tijuana. Tengo muchas cosas que quiero hacer antes de partir, espero que el tiempo alcance. Todo parece estar en su lugar correcto. Todo, hasta tú, cometa rojo.


Yo solo estoy esperando, pero mientras lo hago, apuro mi reloj y no me detengo en nada.