miércoles, 2 de marzo de 2016

varias cosas.

Pues nada, actualizando un poco de lo que ha estado pasando en estos días. Esta semana fue mi última trabajando en Bamf, y el mismo martes (ayer) comencé a trabajar en mi nuevo trabajo. Y me esta gustando bastante, es demasiado cómodo. Creo que necesitaba un respiro de tanto estrés y explotación creativa. Debo aclarar que yo amaba mi trabajo pasado, pero por una u otra razón decidí moverme. Y creo que hice lo correcto. Me siento más libre y más motivado, a pesar de que nunca me deprimió mi trabajo pasado. Simplemente creo que me sentía un poco encerrado.

Sigo en el gimnasio, pero me cambié al que está cerca de donde trabajo. Polanco lo dejé atrás y las cosas se miran más claras desde acá. Me di cuenta que es tiempo de mover las piezas y ver los resultados finales. Sigo pensando que en el momento en que alguien sale de su área de confort, su vida se vuelve más interesante.

La semana pasada vino Maxwell desde NY, y estuve con él casi todo el fin de semana. Fueron lindos esos dias más que nada porque sabía que eran momentos para cerrar ciclos y volver a comenzar. Me emocionaba pero también tenía un poco de miedo. Uno nunca sabe si primero no lo intenta. Y al estar digamos llevándolo a turistear, mi mente se despejaba un poco más. Fue lindo.

He estado pensando mucho en lo que viene. No solo cambios de trabajo y de gimnasio, sino también de departamento. Quizá me quede en donde estoy ahorita, pero si me lo quedo estaría a mi nombre la renta. Y eso me preocupa pero estoy dispuesto a hacerlo. En caso de que tenga que salir de este lugar, pues tendré que buscar otro. Estoy tranquilo porque sé que no voy a estar sólo. Viene Liz a la ciudad en unos días y pensamos apoyarnos el uno al otro. Volver a compartir el camino los dos, por un rato. Me da mucho gusto saber que viene. Me calma, y me trae un poco de la energía del mar.

Ah, el mar. Es lo que más extraño, después de mi madre. Ya ha pasado más de un año sin ir a Tijuana y ya me está pesando un poco. Quiero mucho ir a la playa, y caminar descalzo. Quiero viajar y quiero consentirme. Pero primero lo primero, tengo que pagar esa deuda que tengo con la universidad, para así poder volverme una persona un poco más libre. Lo voy a lograr. Lo veo venir.