lunes, 17 de marzo de 2008

Tu perfume


No hay soledad
que aguante el envión
el impulso antiguo y sutil
del eco de tu perfume